Tipos de prestaciones dentro del sistema de pensiones público español

pension

Dentro del sistema de pensiones público español, existen dos tipos de prestaciones: contributivas y no contributivas.

La principal diferencia entre ambos tipos de pensiones es las contributivas se conceden en base a la edad y el tiempo que el trabajador ha cotizado a la Seguridad Social, mientras que las pensiones no contributivas no están ligadas a estos requisitos sino que se reconocen a aquellos ciudadanos que se encuentran en situación de necesidad protegible y que carecen de recursos suficientes para su subsistencia.

Las pensiones contributivas: qué son y qué tipos existen

Las pensiones contributivas son prestaciones económicas y de duración indefinida que se conceden, generalmente, a aquellos ciudadanos que puedan acreditar la cotización a la Seguridad Social por un período mínimo, en determinados casos, y cumplir los demás requisitos exigidos.

La cuantía de la pensión contributiva se determina en función de las aportaciones efectuadas por el trabajador (y el empresario, si se trata de trabajadores por cuenta ajena), durante el período considerado a efectos de la base reguladora de la pensión de que se trate.

En cuanto a las modalidades de pensiones contributivas, existen las siguientes:

  • Pensión contributiva de jubilación, que incluyen los siguientes tipos: jubilación ordinaria, jubilación anticipada, jubilación parcial, jubilación flexible y jubilación especial a los 64 años.
  • Pensión contributiva por incapacidad permanente: total, absoluta y gran invalidez.
  • Pensión contributiva por fallecimiento, que incluyen los siguientes tipos: de viudedad, de orfandad y en favor de familiares.

Las pensiones no contributivas: qué son y qué tipos existen

Las pensiones no contributivas son prestaciones económicas que se reconocen a aquellos ciudadanos que se encuentran en situación de necesidad protegible y que carecen de recursos suficientes para su subsistencia en los términos legalmente establecidos.

Su concesión no está vinculada a la cotización de los ciudadanos, ya que es posible conceder una pensión no contributiva aun cuando no se haya cotizado nunca o el tiempo suficiente para alcanzar las prestaciones del nivel contributivo.

Existen los siguientes tipos de pensiones no contributivas:

  • Pensión no contributiva de invalidez, que asegura a todos los ciudadanos en situación de invalidez y en estado de necesidad una prestación económica, asistencia médico-farmacéutica gratuita y servicios sociales complementarios.
  • Pueden ser beneficiarios de la pensión no contributiva de invalidez los ciudadanos españoles o de otras nacionalidades (siempre que residan legalmente en España) que cumplan ciertos requisitos.
  • Pensión no contributiva de jubilación, que asegura a todos los ciudadanos mayores de 65 años y en estado de necesidad una prestación económica, asistencia médico-farmacéutica gratuita y servicios sociales complementarios, aunque no se haya cotizado o se haya hecho de forma insuficiente para tener derecho a una pensión contributiva. Al igual que en el caso de las pensiones no contributivas de invalidez, pueden ser beneficiarios de la pensión no contributiva de jubilación los ciudadanos españoles o de otras nacionalidades (siempre que residan legalmente en España) que cumplan ciertos requisitos.

La gestión de las pensiones no contributivas está atribuida a los órganos competentes de cada Comunidad Autónoma y a las Direcciones provinciales del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) en las ciudades de Ceuta y Melilla.